“El cuerpo de la mujer todavía es visto como un objeto”

Los medios de comunicación, sobre todo en las publicidades, retratan a las mujeres del siglo XXI como adictas a la limpieza, “expertas en ahorro” o apasionadas por ir de shopping. En la casa lavan los platos, limpian el baño y se imaginan a un superhéroe que viene a ayudarlas. Si son madres, todos los quehaceres que demanden los hijos dependen de ellas. A su vez, el mensaje de un cuerpo femenino que cumple parámetros estéticos casi inalcanzables se replica constantemente.

Imagen relacionada

La mujer es la figura de madre y la ama de casa en las publicidades desde la década del ’60, vista como una persona que no trabaja fuera de su hogar”, explica el publicista Marcelo Sklar, director de la agencia “KS Publicidad”. En este sentido, Ingrid Beck, periodista y miembro del colectivo “Ni Una Menos”, agrega: “Venimos de siglos de patriarcado y vivimos en una sociedad machista desde hace años, la mujer siempre fue considerada menos”.

Quienes trabajan en defensa de los derechos de las mujeres asumen una enorme preocupación por las formas de representación del género femenino en los medios de comunicación, por los espacios que éstas ocupan y por el lugar asignado a los hombres. En una nota para el Diario Digital Femenino la Licenciada Sandra Miguez, periodista especializada en salud e integrante de la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género en Argentina (RIPVGAr), explica: “En los medios de comunicación se exige a las mujeres belleza, atributos físicos y desinhibición, mientras que de los hombres se espera simpatía e inteligencia”. Marcela Labozzeta, titular de la Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres, sostiene que “el cuerpo de la mujer todavía es visto como un objeto”, y Fabiana Tuñez, presidenta del Consejo Nacional de las Mujeres, agrega: “A la mujer se la trata diferente en los medios de comunicación, y se utilizan argumentos que la descalifican y lineamientos diferentes a los utilizados respecto del varón”.

Además, cuando se le hace una entrevista a una figura pública mujer nunca falta el comentario que resalta la belleza por sobre el talento o la profesión que tenga. Y, en caso de haber sido madre recientemente, cuanto mejor estado físico luzca más elogiada será.

Un estudio realizado el año pasado por la Universidad de Buenos Aires (UBA) explica: “En lo referente al estado de poder observamos que, si bien las mujeres son mayormente autónomas, esta autonomía se da dentro del contexto del hogar, decisiones en cuanto a cuestiones estrictamente de ama de casa: limpieza, cocina y cuidado de los niños”. Según estadísticas de esta investigación, “el 82% del estado físico de mujeres en publicidades argentinas es delgada, el 18% está en forma y no hay siluetas femeninas que no estén en forma o sean voluminosas”.

Resultado de imagen para cosificacion de la mujer

En la Argentina existe desde 2009 la Ley 26.485 de Protección Integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia hacia las mujeres en los ámbitos en que desarrollen relaciones interpersonales. Entre los tipos de violencia que quedan comprendidos dentro de la ley se encuentra la “violencia simbólica”, aquella que “a través de patrones estereotipados, mensajes, valores, íconos o signos transmita y reproduzca dominación, desigualdad y discriminación en las relaciones sociales, naturalizando la subordinación de la mujer en la sociedad”. Y entiende entre las modalidades y formas en que se manifiestan los distintos tipos de violencia en los diferentes ámbitos a la “violencia mediática” que se da a por “la publicación o difusión de mensajes e imágenes estereotipados a través de cualquier medio masivo de comunicación, que de manera directa o indirecta promueva la explotación de mujeres o sus imágenes, injurie, difame, discrimine, deshonre, humille o atente contra su dignidad”.

Dentro de la misma lógica, en la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer realizada en Beijing en el año 1995 se estableció como compromiso de los países garantizar que los medios de comunicación no transmitieran imágenes, informaciones o contenidos que sometan a las mujeres y promuevan la violencia. La declaración y plataforma de acción de Beijing manifiesta que se debe  “suprimir la proyección constante de imágenes negativas y degradantes de la mujer en los medios de comunicación. Además, los productos violentos y degradantes o pornográficos de los medios de difusión que perjudican a la mujer y su participación en la sociedad”.

En cuanto a los valores aprendidos en la sociedad, la Universidad Católica Argentina (UCA), en el informe “UCA informa”, publicó un estudio que plantea que “la educación de las personas no se hace solamente en la escuela” y que “hay que pararse a pensar un instante en cuáles son los mensajes, imágenes y modelos que se plantean en la infancia y en la adolescencia, en cómo se utiliza el lenguaje verbal y no verbal o, simplemente, cómo están colocados los maniquíes en los escaparates de las tiendas de ropa”, y añade: “Hay un bombardeo constante que dirige deseos y metas hacia la perpetuación de los estereotipos”. Sin embargo, hay un pequeño progreso en algunas empresas publicitarias, la Universidad Maimónides destaca en una nota que “en las campañas de la marca DOVE se trata de evitar la imagen idealizada de la mujer objeto” y que por eso sus anuncios llaman la atención, ya que “destacan la belleza de mujeres reales”.

Resultado de imagen para dove mujeres reales

Por su parte, Marcelo Sklar nota un cambio en la publicidad: “Hay muchas marcas de colchones y de pañales que comenzaron a incorporar la figura masculina. Ahora el hombre también se dedica al cuidado de su imagen, se está balanceando con la mujer en ese aspecto. De todas formas, la imagen femenina ocupa un rol preponderante en la sociedad, de hecho la igualdad entre hombres y mujeres fue lo que más aspereza generó en los últimos años”.

Ingrid Beck, a pesar de las diferentes medidas que se toman para mejorar las condiciones del género femenino, ya sea en los medios de comunicación o en otros ámbitos, opina: “La mujer nunca tuvo igualdad ni de oportunidades ni de derechos. Pienso que falta mucho camino por recorrer para que las mujeres ganen los mismos derechos que los hombres”.

Evelyn Cantore, Marina Rodriguez Barreiro y Brenda Schultz  

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s