Norman: el hombre que consigue todo lo que quiere

Por Juan Cruz Sainiuk

Norman Oppenheimer (Richard Gere) es un hombre de negocios de Nueva York que se dedica a facilitar contactos a políticos y empresarios. Durante toda la película no se sabe si es una persona generosa o un estafador, dado que inspira una constante sensación de lástima y vergüenza.

Lo que si podemos ver es que es un personaje increíble. De hecho es el núcleo de una película más que recomendable, por lo tanto uno de las mejores interpretaciones de Richard Gere en su carrera. Lleno de matices y mucho más profundo que los papeles de galán que lo convirtieron en una estrella de cine.

unnamed (1).jpg

El resto del reparto, con figuras como Michael Sheen, Dan Stevens, Steve Buscemi o el fantástico actor israelí Lior Ashkenazi, coprotagonista, cumple pero siempre a la sombra de Oppenheimer.

Norman: El hombre que lo conseguía todo cuenta cómo este peculiar individuo logra acercase a un joven político israelí en sus horas más bajas y trabar una amistad con él. Tres años después, cuando el político se convierte en primer ministro de su país, la vida de Norman cambia y se le proporcionan algunas alegrías pero también algunos disgustos.

A medida que avanza la película, uno asiste intrigado e incómodo a una sucesión de escenas penosas que derraman un tono cómico que genera una leve sonrisa con sabor a tristeza. Dividida en cuatro actos, uno nunca logra entender si se trata de un drama o un thriller político.

En medio de esa atmósfera, con un claro toque a los hermanos Coen, el director israelí Joseph Cedar plantea un interesantísimo retrato del funcionamiento de la política actual, donde podemos encontrarnos con las redes de influencia, los intereses financieros e incluso la religión. Para mostrar todo esto de manera sencilla, Cedar realiza montajes, elipsis y recursos narrativos antiguos, aunque efectivos.

Tal vez lo que a la película le falta es un remate más contundente, con una enseñanza más impactante, ya que al final uno acaba con la misma cantidad de preguntas sin respuesta que al principio. Sin embargo, la insistencia de Richard Gere con esta película está justificada sólo por el hecho de estar ligada a causas benéficas. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s