Dios los cría y ellos…: la Biblia y el calefón

Por Ignacio Dunand

A lo largo de esta última década la cantidad de comedias bizarras en cartelera terminaron conquistando a una porción amplia de espectadores que, bajo la excusa de considerarlas un guilty pleasure, las consumen vorazmente. Estas películas suelen ser fiascos a nivel crítica pero no dejan de ser las más vistas y disfrutadas (la filmografía de Adam Sandler es un buen ejemplo) Dios los cría y ellos… es la nueva comedia francesa que reúne a un rabino, un sacerdote y un falso imam para conformar una banda de música pop. Sí, un delirio.

at28QCpwHK3meWj7RlWak22UXhm

Bajo la presión de su jefa, un productor de música al borde de la ruina decide emprender un nuevo proyecto. Un conjunto musical cuyas estrellas sean un rabino, un sacerdote y un falso imam. Este trío de personajes grotescos se inician en el mundo del espectáculo, la fama, el sexo y las drogas. En clave de comedia, esta película peca de ambiciosa y el resultado es un abanico de estereotipos obvios que buscan generar risa pero no lo logran. Es tarea difícil “contar un chiste de putos y uno de judíos” y no traspasar el límite de lo gracioso y políticamente incorrecto a lo burdo y mal trabajado. En el caso de Dios los cría y ellos… las intenciones de provocar no son suficientes y el resultado es patético.

coexister

Una premisa tan ingeniosa podría haber sorprendido a más de un espectador prejuicioso ya que, por acto reflejo, surgen las referencias a películas como Cambio de hábito que juegan con la religión y lo ridículo de una forma aceitada. Lamentablemente, no es este el caso y, si bien, algunas tomas son efectivas el conjunto es inconsistente y el argumento, vacío. Así y todo, la película no da respiro: 90 minutos de gags mal logrados que lucharán por generar alguna carcajada dispersa.

Dios los cría y ellos… es una película con moralina colorida que incita a la aceptación y a la coexistencia entre seres humanos, después de todo somos todos hermanos. Ese intento por educar es demasiado edulcorado y no cumple con su cometido. Vicios libidinosos, adicciones y la irrupción del verdadero amor serán las pruebas de fe que se interpondrán en las vidas de estos mortales. ¿El resultado? Malo, muy malo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s