Salvajes: el esperado retorno de Juan Paya

Por Ignacio Dunand

¿Cómo reírse de la hipocresía que caracteriza a tantos argentinos y no caer en chistes sosos? Salvajes es el claro ejemplo de que, si se quiere, se puede. La comedia del actor y dramaturgo Juan Paya explora las miserias de un grupo de vecinos atravesados por un asesinato y el humor negro es la clave para este relato salvaje. Otro hitazo del creador de la aclamada Chicos católicos, apostólicos y romanos y La madre que los pario.

salvajes.jpg

En la cochera de un edificio, se reúnen un conjunto de vecinos que no comparten nada entre sí hasta ese día: tienen que decidir la suerte de un cadáver. ¿Qué va a pasar con el cuerpo?, ¿quién/es son los culpables?

Una vecina chusma, un policía violento, una chica trans y su hermano torpe, una chica con conciencia social, un astrólogo y un cheto, son los protagonistas de esta historia absurda y ácida. Las risas se sostienen durante todo el espectáculo y los diálogos inteligentes ayudan a enriquecer una trama compleja y llena de giros interesantes. La problemática en la que nos sitúa Salvajes desata conflictos internos ya que cada uno sostiene principios morales diferentes. Como para agregar leña al fuego, esta suerte de reunión de consorcio es el escenario ideal para que salgan los trapitos al sol entre los protagonistas.

La magistral dirección de Héctor Díaz es algo para destacar. Es una tarea difícil llevar a escena una propuesta seductora y lograr la atención del espectador durante una hora y media. Díaz maneja un gran equipo de actores con soltura y eficacia. La dupla junto a Juan Paya resulta efectiva (La madre que los pario) ya que el material es original y la recepción del público es buena, un motivo más para prestarle atención a esta obra.

EB-GRUPAL-

Merecen una mención especial dos actores de este octeto equilibrado: por un lado está Graciela Stefani (la recordada Malala de Floricienta) liderando un gran elenco y surgen las expectativas. La comedia le sienta bien y los parlamentos le calzan a la perfección. Es un gran protagónico, que requiere histrionismo constante, y Stefani aprovecha la ocasión para desplegar todo su talento. Por otra parte, Andrés Rovetto compone a un astrólogo con fuertes delirios místicos y, sin lugar a dudas, es el personaje más chistoso de Salvajes. Hay un trabajo actoral y gestual importante, y Rovetto lo domina regalando algunas escenas memorables. Es joven y está lleno de energía y chispa necesaria para sobrevivir en el género comedia.

Aquellos que sean seguidores del trabajo de Juan Paya no se sentirán defraudados. Los que no, es una gran opción para iniciarse en el trabajo de este dramaturgo en crecimiento. Salvajes es algo más que entretenimiento puro, es la radiografía de una sociedad llena de prejuicios y doble moral. Nada más lindo que reírse de la realidad. Reírse para no llorar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s