Tarascones: la culpa es de la criada

Por Ignacio Dunand

Desde su estreno en 2016, en la sala Orestes Caviglia del Teatro Nacional Cervantes, Tarascones pasó a ocupar un lugar memorable entre la crítica y los espectadores.  Coronada como uno de los sucesos teatrales más resonantes de los últimos cinco años, a la altura de reinas como Toc-Toc o La omisión de la familia Coleman (dos obras que gozan de mayor permanencia en la Avenida Corrientes), el texto de Gonzalo Demaría es una rareza audaz, que desnuda a la clase alta con humor descarnado e inteligente.

WhatsApp Image 2018-07-06 at 7.52.19 PM.jpeg

Zulma (Paola Barrientos), Martita (Alejandra Flechner), Estela (Eugenia Guerty) y Raquel (Susana Pampín) son señoras de elite porteña que se juntan a tomar el té y jugar a las cartas en casa de la última. Estas chetas hablan de sus criadas paraguayas, se sacan el cuero entre ellas y embuchan bebidas y sanguchitos. La cotidianeidad se ve alterada por un crimen: y acá empieza Tarascones, una crítica social despiadada con cuatro actrices que se sacan chispas en el escenario. Un ejercicio sociológico que cala profundo entre carcajadas ininterrumpidas.

Bolitas, la víctima de este cuento hilarante, funciona como detonante para que las amigas destapen oscuros secretos y envidias calladas hasta el momento. Tarascones es una pieza fundamental para recomendar hasta el cansancio y -casualmente- ese fue el secreto de su éxito: pensada como una historia contada en rima (un hallazgo sorprendente, el timing nunca decae y el uso eficaz de léxico popular enriquece), cobró popularidad gracias al boca en boca de espectadores maravillados. Actrices de la talla de Paola Barrientos, Alejandra Flechner, Eugenia Guerty y Susana Pampín se calzan al hombro personajes tan reales que asustan: no es extraño cruzarse con mujeres similares en las calles de Recoleta o en confiterías palermitanas. A menudo, provocan desagrado y en esta obra eso no es la excepción, aunque no es para nada difícil compenetrarse con ellas en el juego policíaco que plantean desde el minuto cero.

Vestuario y escenografía son dos cosas para destacar en la puesta de Ciro Zorzoli: un estilo refinado, un poco burlón y grotesco fue el elegido para representar el living room de Raquel. Colores vivos para los vestidos y maquillaje apropiadísimo aportan al equipo de extraordinarias actrices elegidas. Cada una tiene su momento de lujo, y todas funcionan con maestría en conjunto. Cuesta pensar si Tarascones con otro elenco funcionaría. La química presente es innegable y una de las razones del éxito masivo. Algunos pasajes son para aplaudir de pie y la comedia -siempre presente- se fusiona con las películas de crimen en una forma muy disfrutable.

La realidad de una porción de la sociedad también puede ser objeto de risas y, por qué no, reflexiones. Mucamas, hipocresía, xenofobia, homofobia, desigualdad, racismo y gorilismo políticamente incorrecto son algunas de las cosas que vuelan en el microcosmos de Tarascones, y en el de aquellos/as que se animen a jugar a los detectives durante poco más de una hora. Sobre el final, las conclusiones son imprevisibles y los giros efectivos, lo que asegura que la platea la pase bien. Estas chetas tienen algo que las une a Yiya Murano: son arpías rabiosas y, al mismo tiempo, anfitrionas completamente adorables. Masas finas, té y macarones: que comience la función.

  • Escrita por Gonzalo Demaría y dirigida por Ciro Zorzoli. Con Paola Barrientos, Alejandra Flechner, Eugenia Guerty y Susana Pampín. Viernes y sábados a las 20 horas, domingos a las 19 y lunes a las 20.30, en el Teatro Picadero (Pasaje Santos Discepolo 1857).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s