Las chicas del cable vuelven con su tercera temporada

Por Agustina García

Hoy se estrena en Netflix los nuevos capítulos de Las chicas del cable, la primera serie original de la plataforma producida en España. Las protagonistas de esta historia –Blanca Suárez, Maggie Civantos, Nadia De Santiago, Ana Polvorosa y Ana Fernández– volverán a luchar para ser las verdaderas guionistas de sus destinos en una sociedad española teñida de machismo.

las-chicas-del-cable.jpg

Ambientada en Madrid durante los últimos años de la década de 1920, Las chicas del cable narra la vida de cinco mujeres que buscan su independencia económica, política y social. Todas ellas cargan historias impactantes que se reanudarán hoy. El trailer oficial -presentado en julio- develó algunas pistas sobre el rumbo de la vida de cada una y, al mismo tiempo, aumentó la expectativa e incertidumbre de cara al 7 de septiembre.

Sin embargo, hay un dato que sí es certero. La actriz argentina Luz Cipriota se incorporará a la serie. En abril pasado, lo confirmó a través de sus redes sociales, pero todavía no hay información sobre cómo se desarrollará su personaje. No será la única representante de Argentina en Las chicas del cable: Ernesto Alterio y Andrea Carballo son parte del éxito español desde la segunda temporada.

Producida por Netflix y Bambú, la serie hace hincapié en varias consignas del feminismo actual y muestra que, las raíces y problemáticas del movimiento, llevan más años vigentes que visibilizadas. Las chicas del cable es la serie pionera en poner el foco en las desigualdades entre los hombres y las mujeres y así, cuestionar algunos temas que recién hoy se están desnaturalizando. “Creo que la temática en las ficciones está pasando por un cambio de paradigma”, expresa Diego Álvarez, periodista especializado en series.

“La mayoría de las mujeres se van a sentir muy poderosas al vernos a nosotras pasar por muchos obstáculos para conseguir que nos escuchen”, declaró Ana Fernández -Carlota en la ficción- en una entrevista para el medio español, Marca.  La actriz que encarna a Ángeles –Maggie Civantos– agregó en la misma nota que la serie muestra a esas mujeres que lucharon por la igualdad de derechos y enfatizó que aun hoy “falta mucho”, pero “hay más conciencia sobre esta lucha”.

¿Una serie con este tipo de contenido favorece al movimiento liderado por las mujeres?

En palabras del periodista Diego Alvarez, “nadie va a ser más feminista por ver un contenido de esta clase” pero, al mismo tiempo, advierte que “todo fluye positiva y negativamente”.

Carolina Justo, doctora en Ciencias Sociales, manifiesta que este tipo de ficciones ayuda a visibilizar al movimiento y sus demandas. “Parte de la audiencia puede sentirse identificada, o bien puede haber detractores que denuncien series como estas por hacer apología de lo que consideran todavía un delito, una inmoralidad o un tabú. De esos revuelos también se alimenta el debate social y saber aprovecharlos es fundamental para los feminismos”, agrega Carolina.

¿Oportunismo o conciencia social?

Diego Álvarez señala que las productoras también “se aprovechan” de este nuevo aire y producen en función de “donde va el viento porque no se puede estar ajeno a un cambio”. “Sino, quedás afuera”, refuerza el periodista del sitio Cuatro Bastardos.

Álvarez también recalca que las producciones audiovisuales llegan masivamente, hoy en día, a través de las series, y enumera algunas ficciones que también llevan en sus contenidos las consignas del feminismo como The Handmaid’s Tale o Big Little Lies. Con respecto a esto, la doctora en Ciencias Sociales, Carolina Justo, sostiene: “Es altamente probable que las productoras sean oportunistas pero no en un sentido malicioso o hipócrita sino que, efectivamente, estén tomando el pulso del debate y la transformación social y hagan de eso mercancías comunicacionales. Quienes definen las estrategias de producción y difusión son sujetos de este momento histórico; es decir, tienen una conciencia, no importa si muy profunda o apenas superficial, sobre aquello que es relevante socialmente. Están también atravesadas/os e interpeladas/os por los debates feministas”

“Hay algo claro” -advierte Diego- “El futuro es de las mujeres”. Las cinco protagonistas de Las chicas del cable siempre lo supieron.

Y ahora que están juntas, ahora que sí las ven: movimiento feminista en la serie.

¿Cuales son los reclamos actuales que más se ven en Las chicas del cable?

  • Desigualdad laboral: mientras las mujeres atienden a los clientes de la central telefónica, los hombres se encargan de la contabilidad de la empresa. Cabe destacar que algunas pocas tienen un cargo superior: secretarías de una figura masculina importante de la compañía.
  • Aborto clandestino: la protagonista de la serie, Alba -interpretada por Blanca Suárez-, interrumpe su embarazo adolescente de manera clandestina. Se lo confiesa a su pareja en la ficción, Francisco Gómez -encarnado por Yon González Luna-, años después, mientras le recalca que no tuvo otra opción.
  • Discriminación a la diversidad sexual: dos de las protagonistas son homosexuales y deben esconderse para vivir su relación. No se animan a plantearlo ante sus amigas y muchos menos su familia, quienes esperan que ambas se casen con un hombre y se conviertan, automáticamente, en la “señora de”.
  • Violencia de género: Ángeles fue salvajemente golpeada por su marido, que insistía en que dejara de trabajar y se ocupará de la casa y de la hija que tienen en común. Nunca se anima a denunciarlo ni a revelarse contra él.  En un episodio de extrema violencia, debió atentar contra la vida de su esposo para salvar la suya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s