La noche de 12 años: son las “memorias del calabozo”

Por Sol Bonato

“Los presos políticos uruguayos no pueden hablar sin permiso, silbar, sonreír, cantar, caminar rápido ni saludar a otro preso”, así escribió Eduardo Galeano, en 1976, sobre la dictadura en su país. El escritor usa una forma creativa y sutil para manifestar su descargo en Los pájaros prohibidos. Se puede reprimir, se puede torturar, pero los ideales jamás van a desaparecer, porque son el motor de las luchas.

poster.png

El 27 de junio de 1973 las fuerzas armadas uruguayas se convirtieron en el eje sustancial del poder político. Los sectores civiles más derechistas se unieron y el terror fue moneda corriente durante doce años. Las dictaduras del cono sur se confabularon para poner en marcha el famoso Plan Cóndor, oscura operación que articuló los esfuerzos represivos de las mismas y que tuvo entre sus resultados la desaparición de personas.

foto 2.png

La noche de 12 años se basa en contar exclusivamente la experiencia carcelaria de los dirigentes políticos. Utiliza escenas que transmiten y retratan la sensación de encierro y las huellas psicológicas y físicas de 144 meses en diferentes agujeros, húmedos, con ratas, casi sin comida, y con un tormento progresivo. Los rostros de desesperación y angustia conviven en los personajes.

Doce años fue el tiempo que mantuvo en las peores condiciones a José “Pepe” Mujica, futuro presidente, Mauricio “el Ruso” Rosencof y Eleuterio “el Ñato” Fernández Huidobro -funcionarios del gobierno de Mujica- . Los tres, miembros y dirigentes del Movimiento de Liberación Nacional -Tupamaros-, ya no eran presos, sino “rehenes” de la dictadura. “Tendríamos que haberlos matado en su momento, ahora los vamos a volver locos”, le dicen a Mujica, mientras intenta sobrevivir a los pozos en donde los mantienen. Los militantes luchan contra la soledad, la violencia, el silencio y la tortura de los 4.323 días que parecen no tener fin. 

La noche de 12 años se basa en el libro de Rosencof y Fernández Huidobro, Memorias del calabozo, cuyo relato trata sobre esto: el tiempo que estuvieron presos por la dictadura y el tormento de cada uno, y el director Álvaro Brechner llevó el testimonio a la pantalla grande.

FOTO 3.png

La cinta, protagonizada por el español Antonio de la Torre (Mujica), el uruguayo Alfonso Tort (“Ñato”) y el Chino Darín como la joyita argentina (Rosencof), reconstruye esas vivencias de aislamiento forzado que genera cero sensación de agobio en el espectador sino todo lo contrario. La lucha por no caer en la locura, encerrado y sin comunicación, se hace difícil: “Estos tipos no pueden hablar con nadie y nadie puede hablar con ellos”, ordena el oficial. Pero ni el silencio logra callarlos, y crean un alfabeto propio para lograr comunicarse; una especie de código. Una pared de distancia, y los nudillos entumecidos y lastimados son los instrumentos para conversar mediante golpecitos. Cuentos, poesías, noticias y hasta una partida de ajedrez fueron posibles gracias a los nudillos de Rosencof y Huidobro quien en medio de risas le dice al último: “Hablar con vos es como hablar con la pared”.

FOTO 4.png

Los flashbacks predominan para poder entender las situaciones previas al encierro; es la única manera que elige el director para mostrar otra cosa que no sea la prisión. Cada uno tiene su propia lucha: Mujica, al borde de la locura y separado del resto de sus compañeros, intenta sobrevivir al abuso psicológico y a las voces ficticias que escucha. Rosencof encuentra una salida con el lápiz y papel que obtiene en uno de los agujeros a cambio de unos favores y Huidobro sostiene sus ideales hasta el final y afirma al General, con un escritorio de por medio: “Yo hice lo que hice porque creí en lo que hacía, y ni usted ni nadie va a darme por derrotado”.

FOTO 5.png

La noche de 12 años está cultivando su esperado éxito. Ya se presentó en el Festival de Venecia y próximamente estará en el Festival de Biarritz. Mientras que ahora se encuentra deslumbrando en San Sebastián por sus actuaciones, su puesta en escena y su trama que nos recuerda a los años más oscuros que vivió América Latina con las dictaduras militares.  Sin embargo, en el país vecino nos trae la memoria de estas tres personas que, tras doce años de encierro, sobrevivieron a la tortura para convertirse en un reconocido periodista y escritor, en un ministro de Defensa y en presidente de Uruguay.

FOTO CERO.png
Pepe Mujica, junto con Mauricio Rosencof, en la conferencia de prensa de la película. “No hay que liberarse sólo de las rejas, hay que liberarse de los tabués que crean las rejas”, afirmó Mujica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s