Juliet, Naked: donde se fusiona el amor con la música

Por Sol Bonato

Ya hemos visto a Ethan Hawke en varias oportunidades coprotagonizar una comedia romántica. Sin embargo el actor de 47 años vuelve a la pantalla grande para estrenar Amor de Vinilo, basada en la novela del escritor británico Nick Hornby: Juliet, Naked.

FOTO CERO.jpg

Rose Byrne llega a escena para encarnar a Annie, quién está de novia hace años con Duncan (Chris O’Dowd). Pero hay un problema: él está obsesionado con alguien más, Tucker Crowe (Ethan Hawke), una estrella de rock alternativo ya casi olvidada entre el público, pero que Duncan junto con otros fans sigue recordando en un blog. Un mismísimo club de fans de Tucker. Allí suben críticas de las canciones, sus videos y recuerdos. Una especie de altar virtual, además del que Duncan tiene armado en su sótano. Annie empieza a replantearse muchísimas situaciones y momentos que generan un quiebre en la pareja y la esperada crisis que comúnmente se observa en las comedias románticas, producto de conformismo o relaciones monótonas y rutinarias.

FOTO 2.jpg

Más allá de ser una película que no sale de los típicos factores clásicos, el director Jesse Peretz busca una vuelta de tuerca cuando combina cine, rock y amor. Annie se ve envuelta en un romance con nada más ni nada menos que Tucker Crowe, y deja que la vida la sorprenda.

Si bien estaba cansada de oír el nombre de la superestrella y creyó que ya tenía suficiente de él como para veinte vidas, esta vez es diferente; no convive más con la idolatría de un intenso fan. La química entre Rose Byrne -que brilló en todos los géneros; desde terror en La noche del demonio ocomedia en Buenos Vecinos a biográfica como Troya o María Antonietta– y Ethan Hawke es el condimento perfecto que mantiene al espectador atento durante los 105 minutos. Los personajes comienzan con un chat en donde intercambian palabras sobre el pasado musical de Crowe, pero todo va a cambiar para Annie cuando decida dar un paso más y ver a su compañero virtual en persona.

FOTO 1.jpg

Otro dato que contribuyó positivamente a la cinta es que el director tiene en su historial una banda de rock de la cual fue integrante y también dirigió videos musicales: un factor sumamente enriquecedor y que demuestra que Peretz sabe lo que hace. La cinta se estrenó en el Festival de Sundance de este año y cultivó buenas críticas ya que, detrás de toda la fachada, se puede percibir un mensaje de segundas oportunidades, que expresa que nunca es tarde para intentar algo que quedó pendiente, o para volver a empezar. No quedarse con las ganas de nada y, si la música te acompaña -como en este caso-, todo es mucho mejor.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s