Suspiria: el arte italiano, de Dario Argento a Luca Guadagnino

Por Sol Bonato

Luca Guadagnino dejó la vara muy alta luego del éxito de Llámame por tu nombre (2017), y regresa a la pantalla grande con la adaptación de un filme de 1977, de su compatriota Dario Argento: Suspiria, la primera de la trilogía Las tres madres. Un clásico del cine de terror italiano, muy arriesgado y que, quizás, genere una amplia grieta en la audiencia entre el amor y el odio, algo así como le pasó a Darren Aronofsky en 2015, con ¡Madre!.

Suzy Bannion, una joven americana, interpretada por Jessica Harper en 1977 -quien tiene una breve participación en la nueva Suspiria– y ahora por Dakota Johnson, viaja a Alemania para ingresar a la exclusiva Academia Markos de baile la misma noche en que desaparece Patricia, una de las alumnas –Chloe Grace Moretz-. La vicedirectora del centro, la talentosa bailarina Madame Blanc –Tilda Swinton-, se verá, poco a poco, invadida por una atmósfera misteriosa que se irá apoderando del lugar, de su cuerpo y de sus sueños.

Una historia oscura, que revelará un ritual en las coreografías, un altar de cuerpos que bailan y un aquelarre de brujas. Por un lado, éste es el argumento que utilizó Argento en su clásico, con asesinatos en primer plano, sin escatimar sangre, con colores saturados y un uso de la luz con tonos rojizos, verdes y azules, muy propio del género giallo. Pero, por otro lado, un ambicioso Guadagnino agrega más hilos y argumentos a la nueva producción y digamos que el que mucho abarca poco aprieta. Sin embargo, hay suficientes puntos positivos a destacar, después de todo, el director de Cegados por el sol tiene talento para convertir en oro todo lo que toca.

Suspiria se presentó en el Festival de Venecia y consiguió criticas mixtas. Para quien asista al cine en busca de una película de terror que no le permita dormir, claramente ésta no es la mejor opción, y lo dijo el mismo Dario Argento, descontento con la nueva adaptación: “No me emocionó, traicionó el espíritu de la película original. No hay miedo, no hay música. La película no me ha satisfecho demasiado”. Y tiene razón, sólo genera horror y disturbio mental a través de escenas con carga poética bastante perturbadoras y llena de simbolismos. Es más un terror físico y psicológico.

Pero no deja de ser buena: tiene personalidad, ya que se despega del guion original; fotografía y estética muy sombría, con paleta de colores fríos y acordes a un contexto político y social marcado de manera muy explícita; buenas interpretaciones y una banda de sonido melancólica y triste que funciona, a cargo de Thom Yorke -vocalista de Radiohead-. Además, Guadagnino retrata muy bien los paisajes en la mayoría de sus películas.

Otro punto positivo es la talentosa Tilda Swinton, que se lleva todos los aplausos. Desde siempre tan camaleónica con sus personajes y, esta vez, en la piel de una estilizada profesora de danza, que con la mirada todo lo transmite y con la mente todo lo controla. El trabajo de Swinton está muy bien logrado, hasta genera miedo verla en escena. No hay que dejar de mencionar que, además de Blanc, también interpreta al Doctor Josef Klemperer -Lutz Ebersdorf- y a la madre Helena Markos. Tres personajes súper diferentes en una misma película. Indiscutible, nunca decepciona. Cabe destacar a otra protagonista bien dirigida, que logra despegarse de la trilogía de 50 sombras de Grey, Dakota Johnson realmente hace un gran trabajo como Suzy.

No es una película para encasillar en el género de terror convencional y moderno. Dividida en seis actos, y con algunos personajes de más que no dicen ni generan nada, se extiende a dos horas y media -una hora más que la versión original-. Hay que ir a verla con paciencia, porque a pesar de que es larga, tediosa y ambiciosa con todo lo que abarca, visualmente es una maravilla a nivel técnico, con planos detalle, buen montaje y movimientos de cámara que acompañan a las bailarinas. Las protagonistas son las mujeres: la brujería y el feminismo es lo que mejor logra destacar y hace de Suspiria una película arriesgada que funciona y no disgusta a quien esté dispuesto a pasar un largo rato en la butaca del cine.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s