Capitana Marvel: mujeres más fuertes que nunca

Por Nina D’Abramo

A menos que hayas estado en coma o varado en una isla como Tom Hanks en Náufrago durante los últimos once años, es casi imposible que no hayas escuchado hablar de las películas del Universo Cinematográfico de Marvel (abreviado MCU, por sus siglas en inglés). La franquicia más grande de la historia del cine, que supera en recaudación a Star Wars, Harry Potter y James Bond, vuelve a las salas con su título número 21, Capitana Marvel. Luego de la pelea y (spoiler alert) derrota de los Avengers frente a Thanos en Infinity War, en 2018, Marvel nos presenta a una nueva heroína y la última esperanza de la tierra frente al más poderoso villano que este universo ha enfrentado, en una historia de origen.

La primera película del MCU protagonizada por un personaje femenino tuvo que soportar más críticas infundadas que ningún otro film de esta serie (tal vez se le acerque Pantera Negra). Tanto, que la página Rotten Tomatoes tuvo que cambiar su sistema de calificación y prohibir los comentarios previos al lanzamiento de la película, luego de un aluvión de críticas negativas hacia Capitana Marvel y su protagonista semanas antes del estreno. Contra viento y marea, esta semana arriba a la pantalla grande y da a conocer al mundo entero la historia de Carol Danvers.

Vers (Brie Larson, ganadora de un Oscar a Mejor Actriz) vive en Hala, planeta donde habita la raza alienígena de los kree. Bajo el mando de Yon-Rogg (Jude Law), la joven entrena para poder controlar sus poderes y convertirse en una guerrera fiel a su raza y causa. Los kree combaten eternamente a sus enemigos mortales, los skrulls, descriptos como grupos terroristas que pueden tomar la forma de cualquier ser vivo. Ante una emergencia, el escuadrón de Yon-Rogg es enviado en una misión a un planeta cercano, donde sufre una emboscada que termina con la protagonista secuestrada. Tras una serie de escenas de pelea emocionantes, Vers escapa y sigue a sus enemigos hasta el planeta C-53, también conocido como la Tierra.

Ahora bien, lo contado anteriormente podría considerarse una introducción, ya que la película comienza a tomar forma una vez que la protagonista llega a la Tierra. Allí, conoce a Nick Fury (Samuel L. Jackson) y a un novato Phil Coulson (Clark Gregg) que aparece tímidamente. Con la ayuda de Fury, Vers tendrá que descubrir qué buscan los skrulls en este planeta, para detenerlos. Además, en el transcurso de esta misión, la heroína tendrá que descubrir secretos olvidados sobre su identidad e historia, y luchar contra su propia vulnerabilidad.

Los directores Anna Boden y Ryan Fleck utilizan la conocida fórmula de Marvel de manera exitosa y llevan la película un paso más allá. Todo lo que se puede esperar de un nuevo estreno de la productora, es decir sonido y efectos especiales monumentales, batallas épicas, acción, humor y entretenimiento, se puede encontrar en este film.

Larsen, a pesar de las críticas, es carismática y le da profundidad a un personaje bastante más complejo de lo que se espera de una heroína de esta franquicia, y tiene una química explosiva con Jackson. Quien, dicho sea de paso, aquí no es el malhumorado agente de S.H.I.E.L.D. que conocemos, sino que funciona como el side-kick cómico de manera brillante. Por otro lado, la historia cuenta con los villanos más interesantes del MCU, hasta ahora y después de Thanos. La capacidad de cambiar de forma de los skrull genera que, en cada momento, se desconfíe de quién es aliado y quién enemigo. Asimismo, su líder, Talos (Ben Mendelsohn), es complejo, emocional y magnánimo (en su propia causa, por supuesto).

A todo esto se le puede sumar la nostalgia por los ’90, época que ambienta e impregna al film. Propone guiños y referencias que van desde Blockbuster hasta Nine Inch Nails, pasando por AOL, conexiones de Internet lentas y escenas musicalizadas por Just a Girl, de No Doubt, y Come as you are, de Nirvana.

No obstante, lo que importa de esta película no es qué tanto se adapta al molde Marvel, sino cómo lo revoluciona. Capitana Marvel no necesita del resto de la saga para mantener el equilibrio, tiene peso por sí sola (puede argumentarse que solo Iron Man y Pantera Negra lograron lo mismo). A diferencia de sus predecesoras, cuenta con, por lo menos, dos líneas dramáticas: la “externa” de la guerra entre krees y skrulls, y la “interna” de la identidad de la protagonista.

Por otro lado, no está narrada de manera cronológica, con flashbacks para esclarecer algunos puntos claves, sino que la trama se encuentra fragmentada, tal como la memoria de la protagonista. Se va reconstruyendo de a pedazos, a medida que el espectador descubre, junto a la heroína, los secretos que ignoraba. Carol Danvers también es el personaje más mansplaneado (con condescendencia machista) de los últimos tiempos (Jude Law, en este caso, sería el rey del mansplaining). La vemos soportar una y otra vez que le digan que es demasiado emocional, demasiado vulnerable, demasiado débil, demasiado mujer. A pesar de esto, su poder es constantemente sometido y controlado.

Capitana Marvel no está relacionada de forma afectiva con ningún personaje masculino, sino que su vínculo central es de amistad con Maria Rambeau (Lashana Lynch) excompañera piloto y madre soltera. Su historia es de superación, de descubrir su vulnerabilidad, tan ineludiblemente humana, y revalorizarla. Nuestra heroína aprende a no tenerle miedo a su propio poder y empoderarse sin pedirle permiso a nadie. Ese es su mensaje para este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s