La Decisión: culpas y verdades detrás del dolor

Por Martín Crisafulli

Una serie de pequeñas decisiones se extiende en una cadena de trágicos e inesperados eventos. La Decisión hace al público reflexionar sobre la repercusión de sus acciones, en un intenso thriller de fuertes implicancias morales.

nodatenosignature04-1280x720

El cineasta iraní Vahid Jalilvand presenta su segundo largometraje, consagrado con el premio a Mejor Dirección y Mejor Actor (Navid Mohammadzadeh) en el Festival de Venecia. Una historia donde se vislumbran los matices entre lo correcto y lo fraudulento, entre la honestidad y la omisión.

En la primera escena, el médico forense Kaveh Nariman (Amir Aghaei) embiste accidentalmente con su auto a un motociclista que viaja con su esposa e hijos. El protagonista revisa al hijo de ocho años, que pudo haber sufrido una contusión, e insiste a la familia en llevarlo a una clínica.

Dos días después, el niño aparece muerto en el hospital del Dr. Nariman. Una colega realiza la autopsia y dictamina que la causa de muerte ha sido por intoxicación por carne en mal estado. El diagnóstico liberará un mar de culpas en las vidas de la familia y del personaje interpretado por Aghaei.

Es destacable la forma en la que Jalilvand maneja un doble estudio de los personajes: el médico que se obsesiona con descubrir qué fue lo que verdaderamente produjo la muerte, y la del padre (Navid Mohammadzadeh) que ve cómo su vida se cae a pedazos, junto con la de sus seres queridos. Si bien ambos están dominados por la culpa, el director logra mantener la ambigüedad, la tensión y la complejidad de una propuesta que por momentos se asemeja a La separación de Asghar Farhadi

A través de una fotografía penetrante y actuaciones muy sólidas, la película profundiza en su trama al explorar las diferencias de clases en la sociedad iraní, y toma como catalizador el paralelismo entre estos dos hombres. Sin jactarse de música para construir los climas, otorga una sensación de realismo que tiene como bastión su iluminación naturalista.

Oscilando entre los conflictos de parejas, la ética profesional, la corrupción a diferentes escalas y el drama con dilemas morales, La Decisión no falla en atraer la atención del espectador, haciéndole sentir en carne propia su abrumador relato.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s