Bañarse: aguas profundas

Por Nina D’Abramo

Miradas desesperadas. Culpas lanzadas como una granada sin seguro. Una frase inconclusa, detenida violentamente por un nudo en la garganta. Un lugar incierto. Una suerte de living con un único sillón como protagonista, que le da la espalda al público. Cuatro mujeres clavan la vista en aquel sofá, sobre él yace un bulto cubierto por una sábana y el público sospecha que alguien está muerto.

Bañarse foto 1.png

De esta manera nos recibe Bañarse, escrita y dirigida por Laura Fernández, reestrenada en marzo, en la sala Vera Vera Teatro. Fernández participó como directora, dramaturga, productora y colaboradora en más de dos decenas de obras, entre ellas Tren y Petróleo, del grupo Piel de Lava, proyectos de los que fue coautora y codirectora. Bañarse fue una de las ganadoras del concurso Post 40, Concurso de Proyectos Espectaculares, destinado a darle un espacio a las producciones de autores de más de 40 años. Casi un año más tarde, levanta su telón nuevamente para que seamos testigos una vez más de ésta historia sobre las complejidades de los lazos afectivos y el desgaste de la muerte que llega lento.
 
La primera escena -antes descrita- es como el ojo del huracán, la calma engañosa que finge ser el fin de la tormenta. Una de las mujeres dice que deben llamar, otra responde que no y una tercera dice que si llaman se va pero ¿llamar a quién? ¿La policía? ¿Una ambulancia? ¿Mataron a alguien? ¿O fue un accidente? No hay indicios que expliquen qué pasa. Las voces suaves comienzan a gritar, las miradas furtivas rápidamente se vuelven manotazos que como cuchillos cortan la espesa tensión. Ana (Mercedes Ferrería), Nuria (Larisa Novelli), Inés (Daniela Salerno) y Lorena (Andrea Varchavsky) son cuatro amigas que cuidan de Clara (Maite Mosquera), quién está acostada sobre el sillón. Ésta última padece algún tipo de enfermedad terminal hace meses, y en los últimos días se acostó a dormir y no volvió a despertarse.

La trama de Bañarse nos mete de lleno en la desesperación de ver sufrir a un ser querido y recorre los debates a los que nos enfrentamos ante esa encrucijada. ¿La vida a toda costa, aún en agonía o la muerte que libera? ¿Y libera realmente? ¿A quién? “Dejala, mejor que sea acá y con nosotras”, dice Inés. Las amigas inventan rituales y peleas para sobrellevar el pesar. Sin embargo, la situación se desata como una estampida cuando Clara inesperadamente se despierta.bañarse foto 2.jpg Clari se vuelve el doble del espectador. Su falta de conciencia la equipara al público que observa desde la incertidumbre. Ella no sabe qué paso mientras dormía y no sabe que está pasando con su vida hace mucho tiempo. Transita sus días en una ficción, creada desde el delirio propio y el sostenido por sus amigas. El limbo entre la vida y la muerte en el que está atrapada sin salida y en el que están inmersas las cinco se disfraza con fantasía para hacerlo sostenible. No obstante, la ficción se vuelve cada vez más inestable y, sin un libreto de apoyo, los agujeros en la trama empiezan a confesar fragilidad. El amor y la amistad se desgastan por la crisis emocional que genera la muerte de las palabras, hasta que el silencio entra en ebullición y retumba sobre las paredes. La enfermedad lenta deja al descubierto su boca caníbal que puede acabar con todo y todos. La lucha es por la posibilidad de hablar.

Con un guion magnífico de Fernández, esta historia de emociones intensas cobra vida desde las actuaciones potentes de su elenco. Desde la fragilidad que transmite Andrea Varchavsky a la dureza inmutable de Larisa Novelli, y una increíble Maite Mosquera, que hace de la evasión de la realidad o la imposibilidad de percibirla una curva descendente llena de inocencia y de ternura. La obra es la creación de cinco personajes con años de historia entre ellas y una inmensidad de amor y angustia. Y al final, Clari solo quiere saber si está lindo el día para ir al mar.

Bañarse, de Laura Fernández. Dirigida por Laura Fernández. Con Mercedes Ferrería, Larisa Novelli, Daniela Salerno, Andrea Varchavsky y Maite Mosquera. En Vera Vera Teatro, Vera 108. Sábados a las 12 horas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s