Toy Story 4: ¿a dónde van los juguetes perdidos?

Por Nina D’Abramo

Los rumores de una posible cuarta entrega de la saga Toy Story flotaron en el aire durante años. Fue en 2014 cuando fue anunciada oficialmente por Disney y rápidamente se nombraron guionistas, productores y director. En el transcurso de los años siguientes, la película fue demorada en varias ocasiones por diversos motivos: se descartaron a los guionistas originales, cambiaron de productor y el director renunció. Frente a esta situación, y tras el emotivo final de Toy Story 3, que se sintió como el cierre de un ciclo, las expectativas de que una cuarta versión pudiera “arruinar” la magia de la saga eran altas. Más aún si consideramos que actualmente Disney parece estar más interesado en producir secuelas y remakes (Los Increíbles 2, Aladdín, Dumbo, próximamente Maléfica 2 y El Rey León) -que pasaron sin pena ni gloria- que en presentar nuevas historias. Sin embargo, frente a todos los malos augurios, la maestría de Pixar consiguió hacer de la cuarta Toy Story una película excepcional.

Las tramas de los juguetes que cobran vida siempre fueron un éxito, porque combinan historias infantiles con grandes –y graves– temas existenciales en su núcleo: los celos, la competencia, la fraternidad y el miedo a ser descartable son algunas de las emociones que Woody y sus amigos experimentaron a lo largo de estos 24 años desde que se estrenó la primera entrega en 1995. Toy Story 4 no es ajena a esta tendencia y enfrenta a nuestro amigo vaquero con nuevas crisis de vida: ¿cuál es el propósito de la existencia? El sheriff de plástico y algodón parecía tenerlo muy claro: el objetivo de un juguete es hacer feliz a su niño, pero ¿qué pasa cuando el niño no quiere jugar con él? Woody se plantea, por primera vez, que hay vida más allá de estar subordinado al deseo del otro.

Este film es más una película de Woody que de la pandilla de juguetes que ya conocemos y adoramos. La trama se centra en el vaquero que, al ser rechazado por Bonnie –su nueva niña–, debe luchar contra sentirse inútil; hasta que llega un juguete nuevo, creado por Bonnie con un tenedor y plastilina en el jardín. La criatura en cuestión es Forky, la gran maravilla de este film, quien no entiende el significado de ser un juguete. Es entonces que Woody comienza una nueva aventura, transformándose en maestro de juguetes para el pequeño Frankenstein, con la misión de transmitir las maravillas de jugar con y ser adorado por un niño.

Además de Forky, la película presenta toda una serie de nuevos personajes: los excelentes Bunny (Jordan Peele) y Ducky (Keegan-Michael Key), junto con Duke Caboom (Keanu Reeves), Giggle McDimples (Ally Maki) y la villana Gabby Gabby (Christina Hendricks). Estos personajes tienen casi el mismo tiempo de pantalla que Buzz Lightyear y mucho más tiempo que Jessie, el Sr. Cara de Papa, Rex o Stinky. Le dan a la película un equilibrio entre la fórmula conocida y la innovación.

Es, sin dudas, la Toy Story más cómica hasta la fecha. El guion y, especialmente, la dirección –Josh Cooley, Intensamente (2010)- generan un ritmo rápido pero no frenético para la acción. Este ritmo es acompañado magistralmente por la música de Randy Newman. Mientras que, visualmente, es extraordinario el trabajo del equipo de animación en el desarrollo técnico de los personajes humanos, como en detalles como la piel de porcelana de Betty y la textura de las botas de Woody. A esto, se le agrega un gran trabajo de los actores de voz: Tom Hanks da clase de cómo darle no solo voz sino también vida a un personaje animado, el humor ácido de Peele y Key y el fenomenal trabajo de Tony Hale como Forky.

El gran logro del equipo de producción es conseguir que en ningún momento la historia se sienta forzada o una excusa para exprimir varios millones de dólares de ella mientras se pueda -aunque sin dudas van a conseguirlo-. Como no podía ser de otra manera, Toy Story 4 es una coda a una de las historias más bellas de Pixar. Entretenida de comienzo a fin, pero no sin dar dos o tres momentos en los que la nostalgia y la melancolía arrollen de la manera que solo escuchar Yo soy tu amigo fiel puede hacerlo.

  • Toy Story 4. Voces en inglés: Tom Hanks, Tim Allen, Annie Potts, Tony Hale, Keegan-Michael Key, Madeleine McGraw, Christina Hendricks, Jordan Peele, Keanu Reeves, Ally Maki, Jay Hernandez, Lori Alan, Joan Cusack, Bonnie Hunt, Kristen Schaal, Emily Davis, Wallace Shawn, John Ratzenberger, Blake Clark, June Squibb, Carl Weathers, Lila Sage, Don Rickles, Jeff Garlin, Maliah Bargas-Good, Jack McGraw, Juliana Hansen, Estelle Harris.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s