Príncipe azul: tanto tiempo te esperé

Por Ignacio Dunand

Luego de estrenarse por primera vez en el marco del movimiento artístico Teatro Abierto, la reconocida actriz Thelma Biral dirige la pieza de Eugenio Griffero con solvencia y precisión artesana. Príncipe azul funciona como invitación a replantearnos las decisiones que tomamos en clave de drama que se luce gracias a la química de sus intérpretes.

El dramaturgo Griffero desarrolla una historia de amor entre dos hombres escapando del convencionalismo que en muchas ocasiones se ven empapadas las historias con temáticas de género. Ellos (Edgardo Moreira y Fito Yanelli) se enamoraron en unas vacaciones y la vida los separó. En un rapto de romanticismo se prometen encontrarse en el lugar que les dio inmensas alegrías cincuenta años después. Los años pasan, la vitalidad se desgasta, la vejez se asoma como infiltrado no deseado, pero el inevitable reencuentro de ambos será el acontecimiento culmine que selle la historia de amor truncado. Hay pasión, sí, y la dupla Moreira-Yanelli puede afrontar el tsunami emocional que el texto adjudica. No obstante, el dolor y lo no dicho son los causantes de la expectativa de la platea. En este sentido, el drama se torna serio, sin perder los tintes de ternura que hacen de Príncipe azul un material valioso.

Con una puesta sobria, Thelma Biral asienta el mayor protagonismo en la riqueza de la prosa, obteniendo resultados positivos ya que, en el doble filo de lo que se propone, la obra no aburre y el elenco se maneja con destreza sobre el escenario. Ellos dos funcionan mejor juntos que separados, es más atractivo observar la mixtura de estilos interactuando. Lo que a veces resulta declamado en Moreira, se acopla en la simpleza de Yanelli. Los monólogos del primero están mejor ejecutados,  pero el trabajo corporal y gestual del segundo es más llamativo. Un ida y vuelta que confluye con fluidez.

Es importante que se cuenten historias de amor no hegemónicas, este es un buen ejemplo: son adultos mayores los protagonistas. Por lo general, a cierta edad los actores sufren el temido encasillamiento en papeles menores, y que aparezcan puestas así siempre es motivo de celebración. Príncipe azul no es una historia pretenciosa y en la ternura encuentra sus aspectos más notorios. Dos pulgares arriba.

Puntuación: 8

  • Príncipe azul. Dramaturgia: Eugenio Griffero. Dirección: Thelma Biral. Actúan: Edgardo Moreira y Fito Yanelli. Los martes a las 20.30, en el Teatro Regina (Avenida Santa Fe 1235).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s