200 golpes de jamón serrano: todos quieren a Garzón

Por Ignacio Dunand

¿Quién es Gustavo Garzón?, ¿qué hay de interesante en la vida de un actor pasado de moda? Esto mismo se preguntó Marina Otero en la creación de 200 golpes de jamón serrano, espectáculo de alto impacto que puede disfrutarse en la sala del teatro Chacarerean. Un título encriptado (pues no hay jamón serrano ni 200 golpes durante toda la obra), que solo se revelará a un afortunado por función. Recursos multimedia, perfomances y fragmentos de la vida del artista son algunas de las perlas que este bio-drama expone. Quienes se dejen llevar por la transgresión de lo ofrecido saldrán encantados.

Imagen gentileza de Prensa Marcos Mutuverria

200 golpes de jamón serrano rompe con toda lógica del tradicionalismo y en la búsqueda de un lenguaje propio combina novedosos giros de realismo y ficción teatral. Es esa autenticidad la que enaltece el trabajo de Otero y Garzón hasta lograr complicidad plena con la platea: somos un amigo más en la fiesta que transcurre. La puesta es ambiciosa, Garzón baila, canta, toca la guitarra y despliega toda su intensidad para hacer de él mismo. Por su parte, Marina Otero -que, además de dirigir, actúa- es el soporte ideal que encauza un relato que no le teme a los agujeros, adueñándose de ellos para dejar un halo de mística en escena.

Para agudizar más el análisis podríamos separar la puesta en tres partes: por un lado, la carrera de éxitos y fracasos del artista (en forma de monólogos), después, el vínculo entre ambos intérpretes, y, por último, un espacio para el juego e improvisación que culmina en el festejo de toda la sala. El bio-drama genera emociones verdaderas y un equilibrio entre el humor y la experimentación. 200 golpes de jamón serrano se disfruta en su totalidad si se aceptan las condiciones establecidas. Sin lugar a dudas, la vida de Gustavo Garzón es tan llamativa como su propio yo. La fragilidad del artista que desnuda su propia historia ante el escenario, habla de una generosidad admirable. Una obra atípica, todos deberían pasar por la experiencia.

Puntuación: 10

  • 200 golpes de jamón serrano. Dramaturgia y dirección: Marina Otero. Actúan: Gustavo Garzón, Marina Otero. Música y cámara: Federico Barale. Los miércoles, a las 21, en Chacarerean Teatre (Nicaragua 5565).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s