Vacaciones de invierno otra vez, pero sin magia

Por Nina D’Abramo

Si fuiste al cine en estos últimos meses, es probable que tus opciones de películas para ver hayan sido Disney o Disney, ¿Universal? Y… Disney. Hace tan solo unas semanas, Toy Story 4 rompía el récord de la película más vista en la historia de Argentina (más tickets vendidos en cines). En simultáneo, Spider-Man: Lejos de Casa se ubicaba cómoda en el segundo puesto de la taquilla nacional. El reinado de la compañía de Mickey Mouse será aún mayor luego del estreno de la nueva El Rey León en las carteleras argentinas. Disney todo el tiempo. En todos lados.

Sin embargo, la remake del éxito -hoy podría considerarse casi un clásico- de 1994, se presenta en el contexto de un Disney con pocas ideas mal ejecutadas. El megaestudio hollywoodense parece encontrarse en medio de una crisis creativa que derivó en la producción de una serie de remakes innecesarios en lugar de generar nuevos contenidos. Luego de Dumbo y Aladdin -ambas con críticas regulares- y a la espera de La Sirenita (2020), se estrena un rey león que camina sobre la cuerda floja.

Pese a las especulaciones y polémicas, había que verlo para creerlo: El Rey León es una película sin razón de ser -o lo que en inglés se dice a mess-. Resulta incomprensible que los productores hayan optado por el hiperrealismo para la reversión de una transposición de Hamlet protagonizada por leones cantantes. Se siente incómodo y forzado ver una leona fotorrealista mover el hocico y que se escuche a Beyoncé solfeando, por lo menos si la intención de ello fue seria y no paródica. Para que un film así funcione, los personajes deben tener expresiones faciales antropomórficas que nos permitan empatizar con ellos y, por consiguiente, entrar en la ficción. Pero esto no sucede, ni Simba ni Timón ni Pumba ni ningún otro personaje demuestra físicamente emociones. Éstas solo son transmitidas a través de las voces del elenco, los cuales hicieron un gran trabajo pero que no basta para remediar esta falencia. Este problema es central, ya que le quita mucha emoción al film. Sobre esto, se agrega que la trama es exactamente igual a la original, haciéndola predecible.

Finalmente, la película se siente como un ejercicio de vaciamiento expresivo en favor de una ostentación técnica. Con un gran problema: El Rey León es un film para niños, quienes obviamente no priorizan ese punto. Este desfase en el pacto de visionado que propone el film versus el que espera su público mayoritario posiblemente será causante de varios problemas. Por otro lado, el uso del hiperrealismo suscita la comparación de esta película con Spider-Man: Un Nuevo Universo (distribuida por Sony, no Disney), estrenada a principios de este año.

Esta Spider-Man opera de manera completamente opuesta, ya que toma la estética de los cómics para explotar un elemento fundamental del lenguaje de animación: la posibilidad de crear nuevos mundos, de no tener los límites del mundo físico -y podemos agregar: desde que se popularizó la pantalla verde, ni siquiera los filmes de acción real intentan construir una ilusión de realidad tan fuertemente como El Rey León. El juego con las posibilidades expresivas de la animación hizo de la versión original de 1994 un film entrañable con escenas memorables, como aquel número musical en el cual elefantes, hipopótamos, jirafas y gacelas bailan formando una torre tipo circense. En comparación, la misma escena de la remake es un triste esfuerzo de maridar el realismo con el número musical que resulta insulso y olvidable.

En conclusión, es difícil encontrarle el sentido a rehacer un largometraje idéntico al original pero quitándole toda la magia. A medio camino entre un documental de Animal Planet y una película para niños, El Rey León, pese a los esfuerzos notables de animación, sonido y música, se siente vacía e innecesaria. Un claro ejemplo de lo que pasa cuando hay mucho presupuesto y pocas ideas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s