La Orquesta Selvática Combativa (o La Joven Guarrior lo hizo de nuevo)

Por Juan Pablo Manrique

La presentación de una función de La Joven Guarrior genera sensaciones que varían depende el formato que uno haya elegido disfrutar. La puesta en escena que llevan adelante en A lo lejos sonaban disparos pone en frecuencia modulada al espectador para experimentar algo muy distinto a un recital convencional.

Esta banda, que tiene muchísimas variantes y músicos de todos los palos, rompe con los cánones convencionales y transmite un mensaje a través de la comicidad musical. ¿Les suena Les Luthiers? Ellos tiene una impronta muy parecida, y lo hacen muy bien, lo cual es muy difícil. Pocas veces -seguramente- el lector se ha reído con un acorde, o con un cambio repentino musical acompañado de expresiones faciales que parecen propias de Rabinovich, pero traspuestas a este conjunto.

El espectáculo que se estrenó en agosto en el Galpón de Guevara (y sigue durante todo septiembre los miércoles a las 21) está ambientado en una selva, que según Juan Isola (voz, uno de los frontman) es la primera imagen que tuvieron del show: el problema está en la ciudad. “Nosotros estamos acá -en esa especie de selva- escuchando lo que pasa allá; nos trasladamos a un lugar donde no están los problemas”, contó.

Las luces, las brumas artificiales, los sonidos ambientes y los trajes acorde de los plomos o asistentes (uno de ellos disfrazado de fumigador o apicultor o casi extraterrestre de El Eternauta) definen el marco de un escenario grandísimo donde la banda presenta las canciones de su último trabajo discográfico, intervenidas por un relato pasional y manifestaciones teatrales severas.

“Trabajamos siempre con la teatralización. Se transforma en una obra de teatro, nuestro show. Esta es la tercera vez que hacemos un espectáculo de esta forma. No siempre se puede. Por ejemplo, cuando tocamos en espacios como Uniclub o en otros lugares hacemos escenas más pequeñas durante el recital”, aclaró Juan.

La dirección de Juan Parodi y el equipo técnico aciertan en la combinación estética, iluminación, colores y puesta en escena. El sonido y la acústica de la sala hacen de este espectáculo una opera socarrona que se pasa en un santiamén. Las risas sobran y las expresiones de cada músico, mientras interpretan los diferentes pasajes, hacen que el asistente la pase casi todo el tiempo con una sonrisa en el rostro.

Juan Isola no queda indemne de la pregunta más política para los artistas de este momento: ¿hay una posición definida en el show? “Depende el momento; tuvimos diferentes posturas. Hemos sido más políticos, ahora, a veces, nos parece innecesario, nos mueve de un lugar que nos pertenece que es la poesía, pero si escuchas el mensaje de nuestras canciones, te queda claro”, contestó sin dudarlo. Los trece músicos que tocan están acompañados por cuatro asistentes, el director, el sonidista, el técnico de luces, la productora y la escenógrafa.

No es fácil sostener un espectáculo con tanta dimensión (es realmente imponente en un espacio boutique de 150 personas de capacidad ver semejante despliegue), pero la intención de ellos es hacer rodar esta presentación, mostrarla y llevar su música estética a todos los espacios donde se pueda.

Un espectáculo que no hay que perderse. Configurado para cortar la semana y cargarse de energías positivas, mientras se disfruta de un show que interpela y, sobre todo, alegra. Lo más importante, en estos tiempos donde cuesta sacarse una sonrisa.

  • La Joven Guarrior. En escena: Juan Isola, Gonzalo Gamallo, Lucio Margiotta, Andres Fayó, Ivan Tkachuk, Hernan Schnaider, Facundo Livio Mejias, Alfredo Gadyi, Eduardo Baeza, Bernardo Fay, Nicolás Petrungaro, Francisco Pagés, Rodrigo Clavell. Asistencia de escenario: Gabriel Campana, Simón Arnautou, Walter Tavarovsky. Asistencia de Dirección: Gustavo Armando. Operación de sonido: Federico Nicolao. Prensa: Pulso Comunicación. Diseño espacial y vestuario: Juan Parodi y Julieta Sánchez Aragone. Realización escenográfica: Ricas estudio y Julieta Sánchez Aragone. Diseño de Iluminación: Ricardo Sica. Dramaturgia: Lucía Panno. Dirección: Juan Parodi. Producción: Catalina Villegas y La Joven Guarrior.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s