Tóxico: cualquier similitud con la realidad es pura coincidencia

Por Agustina García

Dirigida por Ariel Martínez Herrera y protagonizada por Jazmín Stuart y Agustín Rittano, Tóxico fue inicialmente categorizada como “ciencia ficción”. Hoy, su parecido con la nueva normalidad sorprende, asusta y la convierte en una obra casi profética.

De haberse estrenado tan solo tres meses antes, cualquiera opinaría que la trama de esta película futurista es absolutamente extrema e irreal. Solo en las peores pesadillas o augurios puede verse factible un mundo detenido por un virus del que nada se sabe, que distancia a los afectos y obliga a vestir barbijos. Sin embargo, la sociedad cumple más de un mes de aislamiento obligatorio por una pandemia cruel e inesperada y que dejó al director sin poder vivenciar el estreno que hubiera deseado para su primera película.

Adaptándose a las circunstancias, Toxico se presentará oficialmente este jueves y sábado a las 20 horas a través de Cine.Ar TV o por la plataforma Cine.Ar Play (gratuita por una semana, disponible desde el viernes 24 de abril). Durante casi una hora y media, Stuart y Rittano se ponen en la piel de Laura y Augusto, una pareja que tratará de sobrevivir a un contexto caótico provocado por una pandemia repentina. Este virus desconocido es letal, produce principalmente insomnio y malestar generalizado, y se transmite a través de las vías respiratorias, razón que los obliga a interactuar con barbijo.

Augusto decide subirse a su motorhome y dejar atrás la Ciudad de Buenos Aires, luego de que su farmacia fuera saqueada por grupos desesperados en busca de una cura que no existe. Sin estar totalmente convencida, Laura lo acompaña e inician una aventura a sabiendas de que faltan certezas y sobra miedo y angustia.

Junto a la dupla protagónica, los actores Alejandro Jovic, Martín Garabal, Lucila Mangone, Marcelo D’Andrea, Jorge Roberto Prado, Marcelo Minnino, Sebastián Carbone, Gabriel Horacio Pallero, Jesú Claudio Molvino y Lucila Garay, entre otros.

Por más increíble que parezca, la idea de esta película comenzó a gestarse luego de la Gripe A, exactamente nueve años atrás. Inspirado por la novela El ángel exterminador, de Luis Buñuel, y en las incipientes imágenes de personas vistiendo barbijos en el 2009, Martínez Herrera moldeó el guion de Tóxico de la mano de Luz Orlando Brennan, Lautaro Núñez de Arco, Santiago La Rosa y Santiago Podestá, con asesoramiento de Emiliano Aguerreberry. La música, a cargo de Lucas Fridman, acompaña e incrementa correctamente el escenario de incertidumbre total en el que transcurren los acontecimientos.

El largometraje se grabó hace tres años y tenía previsto su estreno para el 23 de abril. Para muchos será una mera casualidad, mientras que algunos seguramente decidirán interpretarlo como una señal o una suerte de profecía al estilo de las miles que ya se volvieron virales. Alejando todo tipo de conspiraciones, en el marco de una entrevista para Télam, el director aseguró que jamás pensó en la posibilidad de que su primera película se estrenara en medio de una pandemia real. Quizás si el contexto actual no fuera tan parecido, el film no lograría asombrar como lo hace sólo por sus propios medios.

“La epidemia era un contrapunto, desplazaba lo real y ponía a los personajes frente a lo incierto”, declaró el director. Sin duda está en lo correcto: una situación de ese calibre parece convertir a la realidad en una fantasía, hace que la línea que distancia a una de la otra se vuelva realmente difusa. En este caso, los personajes se enfrentan a una realidad desconocida y prácticamente catastrófica: saqueos, malestar social, suicidios, disturbios que provocan incluso la caída del mismísimo Obelisco y soledad absoluta en cada uno de los caminos que recorren con el objetivo de llegar a una casa que pretenden camuflar de refugio.

Este miedo e incertidumbre masiva incluso llegan a colarse en la relación de pareja y en el modo en que cada uno de ellos lo vive. Ver variar la dinámica de los novios en una situación tan extrema es un punto interesante que el director reconoce como importante y hace especial hincapié. Continúan siendo una pareja con problemas y situaciones propias incluso en medio de una situación apocalíptica.  Augusto es capaz de posponer un beso con tal de preservar los recaudos necesarios, al tiempo que Laura toma una posición menos dramática. Stuart y Rittano están muy bien en su caracterización, aunque a él se lo ve más cómodo y suelto a la hora de elaborar su personaje.

Es realmente asombroso ver reflejadas en la pantalla algunas imágenes que se volvieron cotidianas sin previo aviso: personas con barbijo, el alcohol en gel como aliado principal, teorías conspirativas que sostienen que la naturaleza devuelve todo el mal que el ser humano le causó. Asombra e inquieta ver la normalidad de esta pareja desmoronarse tal como le sucedió al mundo entero solo semanas antes. Asombra e inquieta porque, al término de la película, la vida real se le parece más de lo deseado y espera con sus propios protagonistas, que también usan barbijo. Asombra e inquieta porque, a diferencia de Toxico, el guion de la historia real se escribe sobre la marcha y el final, parece incierto y muy lejano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s