One Day at a Time: reír, llorar y reflexionar

Por Agostina Vicente

El racismo y la xenofobia son moneda corriente en nuestra sociedad y, en el último tiempo, se hicieron más presentes aún en la población estadounidense. Para contrarrestar este panorama, existen series como One Day at a Time (en español Un día a la vez), que retratan esta situación y transmiten un mensaje positivo que nos muestra que no todo está perdido.

One Day at a Time es una serie de comedia que retrata la vida los Álvarez. Esta familia cubana-estadounidense está compuesta por Lydia, la abuela -una cubana empeñada en mantener sus raíces-; su hija Penélope, que es enfermera, veterana de guerra y madre soltera; y dos nietos: Alex y Elena, adolescentes en proceso de autodescubrimiento.

Se trata de una remake moderna de una sitcom homónima de 1975, que permite conocer los matices de la vida cubana sin caer en estereotipos ni resultar irrespetuosa. Los personajes se ven conectados con sus raíces y, a su vez, luchan por encajar en la sociedad estadounidense llena de prejuicios sobre los inmigrantes y sobre la comunidad latina.

Además de su pertinencia en el contexto actual, lo que hace que esta historia se destaque entre las demás es la manera en que aborda temas como la sexualidad, la salud mental y los vínculos familiares de una manera emotiva y cómica a la vez. One Day at a Time rompe con tabúes, discute con preconceptos y estereotipos, sin dejar de entretener en cada escena.

Resulta fácil identificarse con los personajes y empatizar con ellos, porque viven inquietudes y problemas que fácilmente podrían ser los de los espectadores. Los protagonistas tienen maneras de ver el mundo que chocan y colapsan entre sí, lo que se relaciona con la distancia generacional. ¿Quién no escuchó a un pariente mayor y sintió que su pensamiento era muy distinto al suyo?

Otro punto para destacar de esta serie es la forma en que trata al feminismo. En lugar de tener un solo personaje feminista, señala algunos micromachismos cotidianos y muestra cómo, en conjunto, se enfrentan a ellos. Este enfoque no sólo no resulta chocante para quienes tienen un pensamiento fuera del movimiento, sino que sirve para reflexionar sobre cuestiones del día a día.

Si bien las primeras tres temporadas pueden verse en Netflix, la plataforma de streaming no renovó contrato para su continuación (bajo el pretexto de “baja audiencia”), por lo que los productores debieron buscar alternativas para continuar con la historia de la familia Álvarez. Actualmente, y gracias al reclamo de los fans, la serie fue salvada por Pop TV (señal que pertenece a CBS) y hay una 4ta. temporada disponible online.

En definitiva, One Day at a Time es ideal para reír, llorar y reflexionar. El espectador podrá vivir, como ellos, un día a la vez.

Un comentario

  1. Muy buena recomendación. Me gusta justamente cuando se tratan los temas sin fanatismo. Me siento más identificada y creo que llegan más a aquellas personas que tal vez todavía no tuvieron la posibilidad de ver el problema por sentir que es una ideología y no una realidad. Ya quiero más recomendaciones!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s