Snyder Cut: la polémica detrás del resucitado Justice League

Por Tomás Rico

Luego de años de batalla por parte de los fans y de los mismos realizadores del film, Warner Bros confirmó que existirá la versión de Justice League que Zack Snyder (300, Watchmen) siempre nos quiso mostrar.

Retomemos. En 2017, se lanzó la tan esperada (pero frágil) Liga de la Justicia. Sin embargo, no fue bien recibida ni por la crítica ni por los fans (obtuvo un 40% de aprobación en la web Rotten Tomatoes). La productora no quedó nada satisfecha con la recaudación de poco más de 600 millones de dólares. Warner había invertido 300 millones de dólares en su desarrollo y esperaba recaudar mil millones: fue la producción que menos recaudó del Universo Extendido de DC. Este no fue el único tropiezo que Snyder le trajo a Warner Bros (Batman vs Superman). El disgusto por parte de los fans fue un golpe duro al corazón de Snyder, conocido como un amante del mundo del cómic.

El hecho de que este largometraje no haya funcionado como se esperaba no fue algo sorpresivo. Su producción fue muy accidentada. Desde un principio, la visión que buscaba llevar a cabo el director de 54 años era una mucho más oscura y violenta de lo que la productora quería. Warner intentaba llevar su universo de películas basadas en cómics hacia un camino más familiar e inocente (similar al que mantiene Disney con su extremadamente exitoso y taquillero Universo Cinematográfico de Marvel). Pero este no fue el único problema. En el medio del rodaje, Autumn Snyder (hija de Zack) se suicidó a sus 20 años de edad. El cineasta intentó seguir rodando pero, luego de pocos meses, dio un paso al costado del proyecto. Nunca se sabrá si la decisión fue suya por el dolor que sufría o si AT&T (dueña de Warner Bros, HBO y DC comics, entre otras compañías) lo usó como excusa para correrlo de la producción.

Joss Whedonn (Los Vengadores) fue el encargado de reemplazarlo. Su visión, más cercana a la que la productora quería, hizo que retocara el guión -reescribiendo 80 páginas- y la estética de su predecesor. Por lo tanto, el filme estrenado en noviembre de 2017 fue muy distinto a lo que Snyder imaginaba. Escenas muy contrastadas, efectos especiales mal realizados por el poco tiempo de desarrollo, mucha más comedia de lo que nos tenía acostumbrado el antiguo director y un guion simple y vacío, entre otros, fueron algunos de los defectos de Justice League.

Pero “El Mago”, como lo apodó el periodista y cineasta Chad Clinton Freeman, no se quedaría con los brazos cruzados. Varios meses después de la aparición de La Liga de la Justicia, comenzó la campaña Release the Snyder Cut (liberen el corte de Sndyer), en la que se buscaba dar a conocer la versión que originalmente el director quería llevar a la pantalla grande.

Esta campaña creció monstruosamente por medio de los acérrimos fans. Se le sumaron muchos de los realizadores del film, como Ben Affleck (Batman), Henry Cavill (Superman), Gal Gadot (Mujer Maravilla) y muchos otros. El director supo avivar la llama cada vez que las voces del movimiento amagaron a callarse. Publicó imágenes y habló sobre lo que pudo haber sido su corte de la película en Twitter. Así, logró generar un inmenso hype en los fans del mundo de los súper héroes, fue múltiples veces trending topic en redes e incluso logró que se juntaran miles y miles de firmas en Change.org para que se ruede el Justice League’s: Snyder Cut.

Durante mucho tiempo, Warner hizo oídos sordos a todo este movimiento que tambaleaba el internet. Intentó pasar página y seguir adelante con sus películas, ahora, más ligeras y coloridas. Algunos ejemplos son Shazam o Aquaman, que sí lograron sus objetivos taquilleros y críticos, con propuestas más simples y entretenidas.

Pero luego de tres años de lucha y petición, el pasado 20 de mayo, Zack Snyder confirmó, por medio de un directo en redes sociales, que se saldrá a la luz el tan aclamado Snyder Cut. Este se podrá disfrutar por HBO MAX en 2021 (como intento de sumar gente a esta nueva plataforma de streaming de AT&T). Warner invertirá entre 20 y 30 millones de dólares para que el cineasta pueda terminar su corte del film. Se harán nuevas grabaciones, volviendo a reunir al talentoso elenco, y se terminarán de realizar los efectos especiales necesarios.

Según el mismo Snyder, la película tendrá una duración estimada de cuatro horas y no descarta la idea de que se transforme en una miniserie, aunque no es lo ideal para él. También, El Mago declaró en una entrevista en la Justice Con (evento digital hecho por fans) que “moriría antes de usar un solo fotograma de lo que Whedom grabó”.

Ahora, no queda otra opción más que esperar con ansias a que esta polémica versión del largometraje sea viral. ¿Logrará alcanzar las altas expectativas que tiene tanto por parte de los fans como por la taquilla? Este próximo estreno puede demostrarle a Warner Bros que Zack es un hombre valioso para el cine basado en historietas o puede ser el último empujón para su salida de la empresa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s