Karate Kid: de la mano de enfrente

Por Tomás Rico

El pasado agosto Cobra Kai llegó a Netflix con sus dos temporadas. Continúa la historia de los icónicos personajes ya vistos en Karate Kid, pero con los ojos de un Cobra. Pero antes, ¿que dejó en nuestra cultura pop?

En 1984 estrena en cines Karate Kid, en la que se presenta a Daniel LaRusso, quien llega a Los Ángeles dispuesto a hacer nuevos amigos. Sin embargo, se convierte en el blanco de los ataques de los Cobras, un hostil grupo de estudiantes de kárate, cuando comienza a salir con Ali, la antigua novia del líder del séquito. En tal situación, no tiene más remedio que pedirle ayuda a Miyagi, un maestro de artes marciales, para que le enseñe karate. Bajo la tutela del sensei, Dani desarrollará no sólo sus aptitudes físicas, sino también la seguridad en sí mismo que necesita para superar todos los obstáculos.

Todo el mundo quiso aprender karate luego de ver a Daniel San ganar el torneo de artes marciales parado en un solo pie. Sin duda un film que pegó fuerte dentro de la cultura popular. Es imposible no conectar con la relación de Dani y Miyagi, dentro de una historia cálida y entretenida. De memoria se sabe el famoso “pulir y encerar” o la icónica “patada de la grulla”. Lamentablemente, sus numerosas secuelas no lograron alcanzar la vara que su antecesora dejó, que incluye un remake con Jaden Smith (hijo de Will) y Jackie Chan que pasó sin pena ni gloria. Lo que no evitó que Karate Kid se metiera en la historia del cine como un clásico juvenil sumamente inspirador

Treinta y cuatro años después, Cobra Kai sigue la historia de Johnny Lawrence (el líder de los Cobras en el filme que empezó todo). Él busca la redención reabriendo el infame dojo de karate Cobra Kai, reavivando su rivalidad con un ahora exitoso Daniel LaRusso, quien ha estado luchando por mantener el equilibrio en su vida sin la guía de su mentor, el Sr. Miyagi. La serie trata de dos hombres que enfrentan los demonios del pasado y resuelven las frustraciones del presente de la única manera en que saben hacerlo, a través del karate.

Esta serie fue una apuesta de Youtube Premium como intento de sumar gente a su extensión paga de la plataforma de videos. Junto a Weird City, Impulse y muchas otras, fueron desarrolladas para hacer competencia a los gigantes del streaming. Sin embargo, no logró ni hacerles cosquillas: fue un gran fracaso que hizo que, rápidamente, YouTube abandonara la competencia y anuncie en 2019 que no produciría más. Pero esto no quita la increíble calidad que mantiene Cobra Kai a lo largo de sus dos temporadas (10 capítulos de 30 minutos por temporada). Tanta, que llamó la atención de Netflix y logró no solo que compre sus derechos de distribución, sino también una tercera temporada.

Esta secuela mantiene el alma de la saga original y, a la vez, propone mucha frescura tanto en su elenco joven como en sus tramas más adultas y realistas. Plantea la vista de cómo fue la vida de Johnny Lawrence, 30 años después de aquel fallido torneo de karate en Los Ángeles. Un Johnny adulto, terco ante las tecnologías actuales, pagando un alquiler como puede y viviendo con lo justo. Un hombre que le echa la culpa de todo al exitoso Daniel LaRusso, quien vive muy cómodo en una empresa automovilística y vendiendo su buena imagen de karate por todos lados. Ambos beben constantemente de su pasado y no logran dejar atrás sus fantasmas. Asimismo, se suma un conjunto de personajes que dan un aire moderno a los aspectos clásicos de su antecesora.

Lo más sobresaliente de esta historia son sus grises. No muestra personajes acartonados, como un bueno y un malo, sino que todos son ambiguos y profundos. El desarrollo cada uno y sus relaciones son cuanto menos destacables. Hay un equilibrio entre las tramas con esencia juvenil y entretenida, y las de un tono más serio y adulto.

Otro factor clave son sus escenas de acción, que denotan un trabajo actoral impecable, debido a que casi ni se usan extras. Cada actor, ya sea el mismo Ralph Maccio (Daniel LaRusso) o Xolo Maridueña (Miguel Díaz), entrenó para realizar escenas de pelea muy realistas y adictivas. En especial, un magnífico plano secuencia en la segunda temporada dentro del colegio. También cabe resaltar el hecho de que todos los artistas de la saga original vuelven para interpretar a sus ahora adultos personajes.

De todas maneras, no es una producción que vaya a dejar boquiabierto al público por sus tramas complejas o su lenguaje cinematográfico avanzado. Tampoco se escapa de escenas o estereotipos clichés, desde romances típicos de series adolescentes hasta tramas muy predecibles. No hay nada destacable en su fotografía, la cual cumple con lo justo y necesario. Esto también aplicable a sus actuaciones, aunque habría que mencionar a Xolo Maridueña, el protagonista joven y alumno del Cobra Kai Dojo. La ex producción de Youtube Premium no solo toma al alma de la Karate Kid original, sino también parodia algunos aspectos de esta, como la patada ilegal de LaRusso para ganar ese gran torneo.

No, Cobra Kai no es una obra maestra, pero tampoco busca serlo. Es una excelente forma de traerles a las nuevas generaciones el corazón que transmiten las películas originales pero de una manera más fresca. Sin duda hay que esperar con ansias la tercera temporada que ya está desarrollando Netflix y todo apunta a que llegará entre finales del 2020 y principios del 2021.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s