Un nuevo murciélago en Gótica

Por Daniela Benemio López

El 17 de abril llegó a la pantalla chica, de la mano de HBO, una nueva superheroína: Batwoman. Prima del emblemático murciélago de Gotham, hará su aparición en la siempre problemática ciudad para tratar de poner orden, controlar a los tipos malos y enfrentarse no sólo a la villana más peligrosa y desquiciada, sino también a su trágico pasado y a sus más profundos temores.

Kate Kane (Ruby Rose, más conocida por su actuación en Orange is the New Black) es la hija del líder de Crows Security –seguridad privada–, Jacob Kane (Dougray Scott), a quien deberá desafiar cada vez que se ponga el traje y salga a patrullar la ciudad, librando así una verdadera batalla. Entrenada en la escuela militar y perfeccionada con técnicas poco ortodoxas, se convertirá en una de las mejores guerreras y utilizará sus habilidades para la pelea más difícil: la que debe librar contra su hermana melliza y su temor de transformarse en ella.

Apodada Alice, Beth Kane (Rachel Skarsten) fue dada por muerta luego de un accidente automovilístico –en el que sólo apareció el cuerpo de su madre– y criada por una familia perversa, donde era maltratada y obligada a realizar las acciones más desagradables. Sin embargo, con el pequeño de la casa entablará una relación de hermandad, donde se apoyarán el uno al otro y, ya en la adultez, atemorizarán a toda Gótica. Ratón/Mouse (Jonathan “Johnny” Cartwright, encarnado por Sam Littlefield) será su fiel compañero.

Batwoman tiene varios guiños a la literatura y a otros personajes ya conocidos y queridos de la saga de Batman: Alice, por ejemplo, tiene violentos cambios de actitud y un tipo de ataque juguetón, justo igual que El Guasón, y su apodo criminal –además de todos los que usa para sus compañeros y de las frases que cita durante la serie– pertenece al libro Alicia en el país de las Maravillas. Además, varios episodios cuentan con la presencia de un viejo enemigo del caballero de la noche.

Sin dudas, lo más destacable de esta serie es la villana. La actuación de Rachel Skarsten es, por lejos, la más lograda. Asusta, altera, conmueve, engaña. La define la versatilidad. Muchos coincidirán en que el enganche más poderoso se da con este personaje, el cual en gran parte de esta producción toma un rol protagónico que opaca a la propia protagonista. Su historia es más interesante, se utilizan muchas escenas para relatarla, lleva adelante varias de las acciones que definen el curso de los hechos: Beth se come a Kate en esta serie.

Esto no significa que Kate no es un personaje interesante o pintoresco, o que no nos interesemos por sus romances, empatizando con sus rupturas amorosas, y por su proceso de formación heroica. Pero sí significa que es más rica la caracterización y personificación de su némesis.

Las escenas de lucha podrían estar mejor realizadas, ya que generalmente (sobre todo hasta llegar al tramo final de esta primera temporada) son demasiado breves y en algún punto inconsistentes: parecería que Kate Kane peleaba mejor antes de encarnar a su alter ego, o que lo hace mejor sin el traje puesto.

Con respecto a la parte técnica, la paleta de colores es la esperable para quienes están familiarizados con Gotham: priman los grises y muchas escenas transcurren en espacios poco iluminados o nocturnos. Definitivamente, junto con Arrow, se trata de la serie más oscura (metafórica y literalmente hablando) del Arrowverse –el universo ficticio compartido con Flash, Supergirl, Legends of Tomorrow, Black Lightning y la futura Superman & Lois–. En ambas producciones hay escenas mucho más violentas que en el resto de esta familia ficcional.

Puede que el guion no sea el mejor de esta franquicia de medios, pero cumple la función de ser atrapante y entretenida, con una interesante cuota de nostalgia, aprensión, traición y traumas de la infancia.

SOBRE EL FUTURO DE KATE KANE

Al momento de ver esta serie es necesario tener en cuenta dos cosas. Por un lado, que su grabación se vio afectada por la pandemia de coronavirus, por lo que no llegaron a completar los capítulos que tenían previstos, terminando en el número 20. Esto significa que, al llegar al final, se siente que es un corte raro para un fin de temporada. Sin embargo, no se preocupen que tendrán motivos suficientes para sorprenderse.

Por el otro, que el paso de Ruby Rose por Batwoman fue breve: para la segunda temporada ya no se contará con su presencia. Si bien los motivos no fueron comunicados, hay quienes especulan que se relaciona con un accidente ocurrido durante el rodaje y una operación que debió ser realizada de emergencia para que su rostro no quedara paralizado, pese a que esto fue descartado por fuentes cercanas a la producción.

De este modo, habrá una nueva identidad en Gotham que será encarnada por la actriz Javicia Leslie (más conocida por God Friended Me), quien también forma parte del colectivo LGBTQI+ –algo que los productores querían conservar como insignia de este programa que ha aprovechado el espacio televisivo para reivindicar a esa comunidad–. Entonces, será otro el personaje que se coloque la capa: Ryan Wilder, una exnarcotraficante recuperada y experta luchadora.

Se espera que en esta próxima emisión se aborde la salida de Kate Kane, por lo que se daría un cierre a este personaje que marcó a las heroínas protagónicas de la TV.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s