Construyendo sueños

Por Caterina Niello

En el año 2015, con el estreno de Intensamente, el gigante Disney-Pixar marcó el hito de retratar procesos psicológicos en una película masiva de animación infantil. Fue tal la repercusión de esta obra, que investigadores la han analizado en todo el mundo y se ha llegado presentar en congresos especializados como lo es, en Argentina, el de Ética y Cine, organizado por la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Y la súper empresa de la industria de la animación no se quedó ahí, ya que en 2020 trajo Soul, para expandir la conversación a lo filosófico y preguntarse qué pasa con las almas y cuáles son nuestros propósitos en la vida.

Pero las películas infantiles que exploran temáticas psicológicas o filosóficas no son exclusivamente made in USA. Desde Dinamarca llega Sueños S.A., escrita y dirigida por Kim Hagen Jensen, en co-dirección con Tonni Zinck. La historia presenta a Minna, una niña que ve su realidad dada vuelta cuando Helena, la nueva novia de su padre, y su hija, Jenny, se mudan a su casa. Una noche, mientras duerme, la protagonista descubre a los Constructores de Sueños, quienes se encargan de crear todos los escenarios oníricos de las personas y, allí, encuentra una peligrosa herramienta para manipular a su hermanastra.

Las críticas no han sido del todo buenas para la película danesa, que no solo es la ópera prima de la dupla, sino que es también el primer largometraje animado que producen First Lady Film, Hydralab y Eidnes Studios. Se le acusa a la Ganadora del Premio a Mejor Película Animada en el Chicago International Children’s Film Festival de ser una copia barata de las producciones de Disney pero sin análisis profundos ni argumentos sólidos. ¿Cuáles son, entonces, sus aciertos y desaciertos?

Para espectadores familiarizados con las producciones de Disney-Pixar, la trama puede parecer poco original, ya que Monster Inc. trataba la construcción de las pesadillas en el año 2001. Las similaridades parecen perdonarse entre producciones de un mismo y conocido estudio, pero las exigencias aumentan con producciones no mainstream. Sin embargo, a pesar de caer en algunos clichés respecto al drama familiar y tener poco desarrollo de los personajes, Sueños S.A. trae algunas novedades.

Los Constructores de Sueños son unos seres azules que no deben ser vistos bajo ninguna manera por el o la soñante, pero debido a un descuido del constructor encargado de los sueños de Minna, ella descubre la verdad detrás de aquello que vemos cuando dormimos. Y así, también, descubre el poder que tienen los sueños cuando despertamos, cómo pueden cambiar nuestro estado de ánimo y nuestra realidad. Sutilmente, la película muestra cómo lo inconsciente puede afectar a nuestra vida cotidiana de la misma manera que los actos conscientes y concretos. “Los sueños no son solo sueños”, resulta una idea sencilla pero acertada. Es por esto que, al intentar manipularlos para su beneficio, la niña se encuentra en una situación peligrosa que deberá resolver.

Otro aspecto muy interesante para observar es la mirada sobre la maternidad. Minna vive sola con su padre porque su madre decide dedicarse a la música. Pese a que desearía estar con ella, la protagonista siente y declara que no es culpa de nadie, simplemente tenía otro sueño más grande que tener una familia: el de convertirse en artista. Minna logra bailar y disfrutar de las canciones que canta su madre y aquí, tal vez, se encuentran algunas fallas, dado que la banda sonora no acompaña la emotividad de las escenas ni el tono de la película.

Lo que más destaca en Sueños S.A. es la animación de Hydralab, quienes estuvieron a cargo también de otros cortometrajes animados y de los efectos especiales de The Neon Demon, el film de terror psicológico dirigido por Nicolas Winding Refn y protagonizado por Elle Fanning. A pesar de tener breves momentos con falta de fluidez, logra mantener una buena calidad en toda su duración. Compararla con otras películas de grandes estudios, en este caso, sería absurdo si miramos los presupuestos con los que contaron: 4 millones de dólares para la danesa, 175 millones de dólares para Intensamente, por poner un ejemplo con el que surgen paralelismos.

Este largometraje infantil, que se estrena el 4 de marzo de 2021 en todo el territorio de la Argentina a través del cine online de Cinemark Hoyts, trae una propuesta algo conocida pero igual de entretenida. Y, sobre todo, abre algunas posibles preguntas como ¿qué hacemos con nuestros sueños y con los sueños de los demás? Acompañarlos o destruirlos son dos opciones a la mano que pueden cambiar realidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s